Real Madrid

Si luchamos podemos perder,si no lo hacemos,estamos perdidos.

Jugadores leyenda

Raymond Kopa (Raymond Kopaszewski) es un ex-futbolista francés hijo de inmigrantes polacos, reconocido como uno de los mejores jugadores de la historia de Francia junto a Michel Platini, Zinedine Zidane y Just Fontaine.

Elegido mejor jugador de Europa por la UEFA en 1958, mejor jugador de la Liga Francesa en 1960 y tercer mejor jugador francés del siglo XX por la revista France Football.

Fue 2 veces Balón de bronce 1956 y 57, Balón de oro europeo en 1958 y Balón de plata en 1959.

Nació el 13 octubre 1931 en Noeux-les-Mines (Francia). Hijo de emigrantes polacos adquirió la doble nacionalidad francopolaca en 1949. Desde los seis años recibía una pensión tras el accidente que sufrió cuando trabajaba en una mina de carbón situada en Noeux-les-mines al norte de Francia y en el que se le tuvo que amputar el dedo índice de su mano izquierda. La vida de Raymond Kopaszewski desde sus comienzos resultó muy interesante y es que Kopa tuvo que entablar una continua lucha contra los elementos, debido a sus humildes orígenes. En aquella época aprendió que para conseguir algo debía luchar con todas sus fuerzas para llegar a la meta deseada.

Siendo prácticamente un niño ingresó en el equipo de su localidad natal, allí se convirtió en la figura y fue inscrito en un concurso nacional de jóvenes jugadores promovido por la Federación Francesa en 1949, llegó hasta las finales, pero no pudo vencer por su baja estatura. Curiosamente dicha circunstancia pueda llevar a creer que le perjudicó en sus inicios, pero para nada, puesto que al ser más pequeño tuvo que afinar y desarrollar más otros aspectos como su extraordinaria agilidad y su inteligencia.

A la edad de dieciocho años tuvo de elegir entre la nacionalidad francesa y el pasaporte polaco, y decidió, para mayor comodidad, acortar su verdadero nombre, Kopaszewski. Su repertorio de regates, fintas y su juego imprevisible le valió para ganrse el apodo de “Napoleón”, debido sin duda a su gran poder y a su menuda estatura. Comenzó su carrera como profesional en el SCO Angers, en el que permaneció dos años, tiempo suficiente para demostrar su calidad y para que el Stade de Reims se fijara en él y se hiciera con sus servicios en 1951.

En el conjunto francés de Reims jugó en dos etapas de su carrera y en la primera de cinco temporadas, ganó dos ligas hasta 1956, año en el que se marcha al Madrid donde iba a conseguir los mayores éxitos de su carrera.

Antes de su llegada al Madrid no podemos olvidar la huella que dejó en el Stade Reims, allí Raymond disfrutó e hizo disfrutar a todos con aquel preciosista ´fútbol-champagne´ del reims. Un fútbol que conjuntaba el acierto rematador de Glovacki o Bliard con el toque y la clase de Raymond Kopa o Henri Michel entre otros.

Con la selección francesa debutó a los los 21 años, en un partido disputado el 5 de octubre de 1952 contra Alemania Occidental, un encuentro celebrado en París que ganó Francia por 3-1. Estuvo presente con Francia en el Mundial de Suiza de 1954, en el que debutó como mundialista un 16 de junio en Lausanna, en un encuentro ante Yugoslavia en el que Francia cayó por un gol a cero. Posteriormente y pese a que Francia fue eliminada, Kopa llegaría a hacer su debut goleador en la victoria sobre México 3-2. En aquel Mundial formó en la media junto a dos compañeros suyos del Reims: Glovacki y Strappe.

En 1958 jugó su segundo mundial y Kopa fue uno de los pilares de aquella selección que consiguió la tercera posición en este Mundial de Suecia. Los Kopa, Marcel, Wisnieski, Piantoni, Vincent y Fontaine arrasaron hasta que se toparon con la grandiosa selección brasileña de Pelé, Vavá, Garrincha… y es que en cuatro partidos anotaron la friolera de quince tantos, siete a Paraguay, tres a Yugoslavia, dos a Escocia y cuatro a Irlanda del Norte en cuartos de final.

Si Fontaine fue máximo goleador Kopa recibió el galardó de Mejor Delantero, a quien un jurado internacional también eligió Mejor Jugador.

En 1962 jugó su último partido internacional con su selección ante Hungría.

Su primera toma de contacto con la casaca blanca del club madridista se produjo con motivo del homenaje de despedida a Luis Molowny, allí comenzó el particular idilio entre el Real Madrid y la estrella gala.

Curiosamente su llegada al Madrid se produjo pocas horas después de que el 13 de junio de 1956 el conjunto blanco se impusiera al francés en la final de la primera edición de la Copa de Europa.

Atraídos por el juego de Kopa, los dirigentes madridistas ficharon al francés que, con la camiseta blanca, se alzó con dos ligas españolas (1957 y 1958) y dos Copas de Europa (1957 y 1959).

Kopa tuvo que adaptarse a una nueva posición en la zona diestra, pero la inteligencia era una de sus muchas cualidades y no tuvo ningún problema en colocarse el nº 7 a la espalda para que Don Alfredo Di Stéfano siguiera siendo el director de orquesta del Real Madrid. Elegante, fino y habilidoso, era el encargado de retener el balón cuando su equipo atravesaba apuros. “Bastaba con pegar un pelotazo a Gento o dársela a Kopa, que él la pisaba, y la pisaba, y la pisaba, y nunca la perdía”, relataba Marquitos sobre el ‘fransuá’, como le llamaban sus cómplices del vestuario.

El equipo lo agardeció y Kopa contribuyó a que el conjunto blanco continuara con su dominio en España y Europa.

En 1958 recibió el galardón del Balón de oro al Mejor jugador europeo del año. Posiblemente en la historia del fútbol habrán habido pocos ataques como este: Matéos, Di Stefano, Rial, Gento, Joseíto, Kopa y Ferenc Puskas, pese a que Puskas llegó ya en el último año de Kpa como jugador madridista.

Tras su brillante paso por el Madrid, Kopa vuelve al Stade de Reims en 1959, donde vuelve a conquistar dos títulos de liga y donde permanece hasta su retirada al filo de los 36 años en 1966, cuando se proclamó campeón de la D2 francesa.

A su retirada en 1966 ocupó el cargo de entrenador. De 1969 a 1970 fue nombrado asesor técnico de la selección nacional de su país. Los reconocimientos no han cesado de premiar a su legendaria figura, fue elegido 2º mejor jugador francés del Siglo XX por IFFHS y 3er mejor jugador francés del Siglo XX por France Football. Además se convirtió en el 1er jugador de fútbol francés en recibir la Legión de Honor, el 30 noviembre 1970.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: